TELECOM - Profesores para el Futuro

La educación constituye uno de los pilares del desarrollo humano. Es, sin duda, una herramienta válida y legítima para insertarse no sólo en la vida académica, sino en la sociedad: permite que el joven descubra sus capacidades intelectuales y lo capacita para desenvolverse en un ámbito de sano conocimiento. La principal ventaja podría resumirse en pocas palabras: la escuela enseña a pensar.

En la actualidad, las instituciones atraviesan un momento de crisis y la educación no permanece ajena a ésta. Sumado a esto, el contexto actual tiene una enorme injerencia en el aprendizaje. La sociedad contemporánea se vuelve cada vez más compleja, se actualiza permanentemente y avanza a pasos agigantados.

Los niños aprenden a un ritmo distinto que hace veinte años, se aburren más fácilmente y se vuelven más exigentes en la dinámica de los contenidos. Sin embargo, muchas veces la escuela no avanza a la par, sino que educa con herramientas que no son de esta generación. Hay, en este sentido, una brecha generacional fácilmente identificable, que no contribuye a un aprendizaje atractivo y que puede perjudicarlo.

La Sociedad del Conocimiento demanda un salto cualitativo en los sistemas educativos, se requiere avanzar hacia una nueva alfabetización digital y, al mismo tiempo, desarrollar nuevas habilidades (como la creatividad, la innovación, la colaboración, la comunicación, el pensamiento crítico, entre otros) que puedan ayudar a todos los ciudadanos del siglo XXI a convertirse en seres productivos y efectivos pensadores digitales.

En este contexto, TELECOM - Profesores para el Futuro nace como un programa original cuyo objetivo es generar conocimientos nuevos a través de un pensamiento digital. La propuesta comprende la aplicación de estos conocimientos en la producción de contenidos innovadores que puedan llevarse a la práctica con éxito.
El docente ha dejado de ser un receptor de información para transformarse en protagonista y en arquitecto del conocimiento, mientras que el alumno deja de ser un mero oyente para comenzar a ser conversador, a abandonar el pensamiento estanco y a tener una participación activa en el proceso de aprendizaje.

Las nuevas tecnologías constituyen la oportunidad en medio de la crisis. Debemos trabajar para que la tecnología ingrese al aula, ya que por sus características motivadoras, inclusivas y participativas, puede cambiar el paradigma educativo.

En este tiempo de co-creación, docentes y alumnos deben identificar y desarrollar nuevos conjuntos de e-habilidades y e-competencias que contribuyan al desarrollo de jóvenes exitosos en la generación de capacidades en miras al siglo XXII.

Multimedia